miércoles, 16 de diciembre de 2015

Y nuestras vidas se volvieron un caos…

Cuando te diagnostican una enfermedad de este tipo y si además no te informan como debieran, ya sea por la falta de profesionalidad del médico o bien porque, como en mi caso, faltaba tener resultados de la biopsia del pecho para saber de qué tipo de cáncer de mama hablábamos, todo se vuelve un caos. Tu universo se desmorona…

En nuestro caso, no fue un drama. Claro que mi marido y yo lloramos… pero las lágrimas duraron poco. Los dos somos muy prácticos así que en seguida nos pusimos en marcha para ver qué íbamos a hacer, si continuaríamos en el mismo hospital, si pediríamos una segunda opinión… Y lógicamente, nuestros móviles se pusieron a trabajar para llamar a todas las personas que queríamos, todas aquellas que estaban preocupadas. Tenían que saber la noticia…

En los primeros días se mezclaron muchos sentimientos. Por un lado, satisfacción por saber que estábamos rodeados de gente preocupada, que verdaderamente sentía la noticia, que nos acompañaría en este proceso. Por otro, ocurrió todo lo contrario, hubo gente que para ellos era como si no ocurriera nada. Sabías que a esas personas nuestro padecer no les cambiaría ni una milésima parte de su día a día.

Recuerdo haber bromeado con unos buenos amigos cuando les dije que lo positivo es que tendría unas “tetas nuevas”, que esto pasaría pero yo luciría escote. Puede parecer que no estás cercana a la realidad cuando dices eso, que no valoras lo que realmente significa esta situación, pero yo lo veo al contrario, y hasta ahora lo sigo haciendo así, me río de todas las cosas por las que paso o voy pasando…

El lunes 10 de julio volvimos al hospital. Nos vio el ginecólogo tras la espera de la biopsia de pecho. 

El resultado fue que mi cáncer de mama era un triple negativo. Este tipo es muy agresivo, muy rápido y suele tener bastante posibilidad de recaída, como ha sido mi caso. Es fácil que haga metástasis en órganos cercanos y es más normal en mujeres por debajo de los 40 años. Supone del 10 al 20% de los cánceres totales de mama. Vamos… Qué me había tocado el gordo de Navidad!!

Ya me dijo el doctor: “Es de difícil pronóstico, aunque a veces hay otros que resultan peores”. Además no tiene tratamiento para evitar las recidivas como los que son positivos a hormonas que si pueden tratarse.

Aparte de la mala noticia del tipo agresivo de cáncer que tenía, el doctor se empeñó en hacerme una biopsia del bulto de la axila en su propia consulta, ya que no habían sido capaces de hacerme nada más que un Paaf con aguja fina y no estaba muy convencido del resultado ya que parecía que ahí no había malignidad.

¡¡Y menuda carnicería!! A pesar de la anestesia, el doctor no conseguía coger el ganglio con los dedos. Se le escapaba una y otra vez, mientras intentaba cortar un trozo de tejido. Al final se acabó todo con una discusión entre la enfermera que decía que allí no había material necesario para biopsiar y el doctor que estaba la mar de enfadado porque no había conseguido su propósito…

Con esto último ya nos dimos cuenta que no estábamos en el lugar adecuado… Nos tocaba buscar otro lugar donde tratarme.

4 comentarios:

  1. Un beso grande, te sigo leyendo siempre que publicas. A veces no sé que decir. Eres la persona más valiente que he conocido. Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lourdes, me alegro saber que estás por aquí y me ilusionan mucho tus comentarios. A veces es complicado saber qué decir, pero no es necesario hacerlo. Sabiendo que me lees, yo encantada!! Un besote

      Eliminar
  2. A mi me pasa igual, no encuentro a veces las palabras adecuadas. Me parece que eres una LUCHADORA, eres una gran guerrera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bárbara, tu familia si que es luchadora, con tantos casos de cáncer. Un besote niña!!

      Eliminar